César López2 minutos de lectura

La planta hotelera de Barcelona (I): El crecimiento vertiginoso

Barcelona tiene el doble de plazas hoteleras de las que tenía en el año 2000, hace apenas 9 años. Cada año han ido creciendo una media del 10%. Ese aumento espectacular, junto con su alta calidad y junto a la renovación de la práctica totalidad de los hoteles más antiguos, convierten la oferta de hoteles de la ciudad en un caso puntero en Europa.

Evolución

La primera gran oleada de aperturas acompañó a los Juegos Olímpicos del 92, con grandes hoteles que todavía hoy conservan su modernidad y buen estado: El Arts, Fira Palace, Barcelona Plaza, Barceló Sants, Claris o el Rey Juan Carlos I, entre otros, fueron representantes de aquella época y siguen siendo referencias clave en el sector y en el paisaje de la ciudad.

Tras la crisis del 93-94, el número de visitantes empezó a crecer desde 1995 y los proyectos se retomaron con fuerza sobretodo a partir del 2000. Desde entonces, el goteo ha sido continuo y ha colocado un hotel en cada esquina del centro (Eixample y Ciutat Vella) pero también en nuevas zonas como el frente marítimo, el 22@, el área del Fòrum, de Diagonal Mar, o en las inmediaciones de la Fira en l’Hospitalet o del aeropuerto.

Más visitantes

La gran cantidad de nuevos hoteles no habría sido posible sin la evolución paralela del número de visitantes, que también se ha duplicado desde el 2000.

Los turistas han crecido en el segmento vacacional, acompañando el éxito turístico de la ciudad. El aeropuerto ha registrado crecimientos ininterrumpidos de dos dígitos anuales y el puerto se ha colocado, de la nada, en base de cruceros número uno mundial fuera del Caribe (ver noticia en Hosteltur).

Las pernoctaciones por motivos profesionales también han aumentado, en la misma proporción y siguen representando el 50% del total. El ejemplo más ilustrativo lo consituyen los congresos y convenciones: Hasta el 2000, la ciudad sólo contaba con un palacio de congresos, de capacidad limitada. Ese mismo año se inauguró un segundo, el Palau de Congressos de Catalunya y, en en noviembre de 2004, el CCIB, en el Fòrum, con una enorme capacidad al ser uno de los más grandes de Europa, y que está consiguiendo una ocupación notable.

Hoy en día el turismo representa el 12% de la riqueza de Barcelona, lo cual supone una transformación radical de una ciudad con la tradición industrial como ésta.

Los nuevos hoteles

Los nuevos hoteles se sitúan, sobretodo, en la gama alta. Los de 4 y 5 estrellas han pasado de suponer un tercio del total en 2000 a casi el 50% en 2009.

Los de 5 estrellas, en especial, han dado un salto exponencial en el mismo periodo: De existir sólo 5, a los 22 actuales.

Posts relacionados:
La planta hotelera de Barcelona (II): La madurez del disseny y nombres curiosos
La planta hotelera de Barcelona (III): 60 hoteles recientes de diseno destacable
La planta hotelera de Barcelona (IV): 60 fotos de viajeros de Flickr
La planta hotelera de Barcelona (IV): Proyectos

(Agradezco a Albert Bramona, secretario general del Gremi d’Hotels de Barcelona, su amabilidad y ayuda para elaborar esta serie de posts)

Deja un comentario

Una persona a comentado esto:

  1. En aragón tambien hemos tenido un auge de nuevos hoteles en estos últimos años, no solo por motivo de la Expo en Zaragoza, sino tambien por su auge en el turismo y por ejemplo en ciudades como Huesca donde se esta convirtiendo por su emplazamiento y calidad en una ciudad ideal para realizar congresos y además disfrutar de todo lo que ofrece la ciudad y parajes impresionantes de alrededores.

    Enhorabuena por el Blog!