César López2 minutos de lectura
Etiquetas del post:

Dobles: Garantice el tipo de camas

Está perdiendo reservas si no garantiza la configuración de camas de sus habitaciones dobles. Para que sea efectiva, debe anunciar esa garantía antes del proceso de reserva

Un porcentaje de clientes no reservan una habitación doble sin la seguridad de contar con camas separadas. Otro grupo, quizás menos problemático, actuará igual en su demanda de una cama compartida. A la hora de elegir hotel filtran con ese criterio.

El hotelero no ve a esos clientes que ha perdido porque nunca llegarán al hotel ni se tomarán la molestia de contactar ni de solicitar su preferencia de camas. Sencillamente hicieron clic en otro hotel. … Y es difícil poner solución si no se es consciente del problema.

¿Sujeto a disponibilidad?

Conviene evitar la fórmula ‘bajo petición’. Está extendida porque es la más cómoda para la gestión de inventario del hotel. No compromete y por tanto deja más margen de maniobra a la hora de ajustar la asignación diaria de tipos de habitación.

Un grupo de potenciales clientes no se tomará la molestia de solicitar. Cuanto más confirme en el acto, menos posibilidad de perder clientes durante la espera.

¿Sujeto a disponibilidad? ¿Obligarán a compartir cama?

Divida el inventario… si puede

La solución pasa por separar los tipos de habitación dobles que se ofrecen, de manera que sea claramente visible la posibilidad de elección y confirmación de uno u otro tipo de camas.

Algunos hoteles encontrarán más dificultades que otros en dividir su inventario de dobles, dependiendo de muchos factores, sobretodo de la distribución física de sus diferentes tipos.

Esa dificultad en el cuadre diario entre los tipos reales y los tipos reservados que es vivido continuamente por los departamentos responsables, normalmente los responsables de reservas, revenue y recepción/alojamiento. Es comprensible su resistencia a un cambio que les dificultaría todavía más su trabajo diario.

La dificultad se multiplica si tiene que dividir más de un tipo de habitación con capacidad doble, por ejemplo superiores o suites.

Busque soluciones imaginativas

Ese equilibrio entre las exigencias del cliente y la realidad del hotel es el que debe perseguir. Sin embargo, tenga en cuenta que competirá con más éxito cuanto más capaz sea de cumplir las necesidades del cliente a costa de saber adaptarse internamente.

Algunas consideraciones para reflexionar:

  • No es posible separar el inventario en todos los canales. Cada uno tiene sus propias reglas. Algunos permiten al hotel configurar sus tipos como quiera. Otros no.
  • El canal en que puede y debe ofrecer la posibilidad de elegir tipo de camas es la web oficial del hotel. Es una excelente oportunidad para diferenciar su web como el canal que ofrece las mejores condiciones de reserva, en este caso mas tipos de habitaciones para elegir.
  • Su PMS y su software de revenue management debe estar configurado para gestionar la variedad de tipos según canal.
  • Los cambios en los procesos de trabajo generan resistencia. Escuche a sus empleados pero tenga en mente también a esos clientes potenciales a los que nunca oirá si los pierde.
  • Experimente, explore posibilidades. Le llevará tiempo.
  • Tenga mucho cuidado con la terminología y la jerga hotelera. Los nombres de los tipos de habitación pueden ser muy confusos y son una fuente de incertidumbre para el posible cliente. Diferencie entre capacidad y tipos de cama. Las interferencias del inglés agravan el problema. Sea preciso.
    • ¿Una “habitación doble” es sólo una habitación para dos personas sin especificación de tipo de camas? Es un término ambiguo.
    • Y en inglés? Double puede ser interpretado como dos personas o, como lo que en castellano siempre se ha dicho ‘cama de matrimonio’. ¿Y twin? Es lo contrario?

¿En español se entenderá twin?

A menudo escucho que muchos hoteles o cadenas proclaman la ‘orientación al cliente‘ como valor diferencial. Para que no se quede en una frase de márqueting vacía, hay que demostrar esa orientación en decisiones como la propongo en este post.

Sin duda cada hotel tiene una experiencia diferente. ¿Cuál es  la suya?

Deja un comentario

3 personas han comentado esto:

  1. Ciertamente el tema de habs dobles matrimoniales y twins es un problema que se nos plantea especialmente a los directores de hoteles pequeños como el nuestro, el Duquesa de Cardona. Hace 4 años el hotel disponía de un 70% de habitaciones con cama de matrimonio y sabíamos que perdíamos oprtunidades al no tener la suficiente flexibilidad para adaptarnos a la demanda de nuestros clientes y por no poder ofrecer exposición de venta para nuestras twins. Tras la renovación de todas las camas hace un año optamos por dotarlas de colchones separados, que permiten asimismo prepararlas como matrimonio cuando sea necesario y así se solventaron muchos de nuestros incidentes cuando el cliente no habia especificado el tipo de hab y a su llegada descubríamos que quería camas separadas. Habitualmente cuando nos solicitan hab.doble la entendemos como cama de matrimonio, a no ser que el cliente especifique su preferencia por dos camas. Por suerte cada vez más los canales de distribución permiten que el cliente final indique exactamente sus necesidades, pero en cuanto al inventario todavía hay algunos en los que no es posible incluir tantos tipos de habitaciones.

  2. Una recomendación para hoteleros es que no deberían publicar en sus webs imágenes de habitaciones con camas separadas por una mesilla de noche.

    Evidentemente hay que dar a elegir y aunque dos chicas puedan compartir cama, con dos hombres no pasa lo mismo fácilmente.

  3. Soy un turista francès y para mi es una cosa insoportable de ver que en casi todos los hoteles de Madrid, no pueden garantizar una cama de matrimonio.

    Dicen todos “depende siempre de la disponibilidad en el momento de la llegada”

    Lo que contesto es que compro una habitacion con cama de matrimonio, no un billete de loteria.

    Y siempre descarto esos hoteles incapaces de satisfacer a su clients con algo tan basico !